MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

Una obra construida desde el amor

Palabras de Julieta Laiseca durante la presentación de iluSORIAS, el sábado 8 de junio de 2013, en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno.

Cuando Carlos Marcos me invitó a participar de este proyecto, me dije: “No, de ninguna manera, no sos artista plástica, no tenés escuela”, etcétera. Pero mi boca dijo: “Buenísimo, sí, dale”.
Es la primera vez que participo de una obra literaria y de este tipo de eventos. 
Releí mi capítulo (el último) porque lo había leído hacía muchos años. 
Se me ocurrieron muchas ideas, pero cuando quise plasmarlas en el papel empezaron las dificultades, pues nada se parecía a lo que imaginaba, hasta que finalmente salió el dibujo que integra el libro. Ahí también noté la desconexión entre lo que uno piensa y lo que finalmente plasma.
Rescato de la experiencia que, aunque no logré lo que mi mente imaginaba, sí plasmé todo mi corazón, como noto que lo han hecho todos los artistas que participaron, muchos de los cuales seguramente tienen una mejor conexión entre su imaginación y el procedimiento técnico, entre mente y mano.
Por eso repito: aquí hay mucho amor en los artistas invitados, los editores y de todos los que estuvieron en cada instancia del proceso. Eso hizo que fuera una experiencia muy enriquecedora y, sin duda, inolvidable.

UNO DE LOS CUENTOS DE PAPÁ LAI

Cuando era muy chiquita, papá me contaba cuentos de terror. Por eso, los cuentos de terror me gustan mucho; no porque me den miedo, sino porque son para mí la infancia. Uno que recuerdo se llamaba “La momia y el cocodrilo”. Sucedía en Egipto. Un mago le tenía pica a otro mago, porque al parecer le robó la mujer. Ese mago fabricó una momia cocodrilo para que atacara al otro. El amante de la mujer hizo otra momia humana, para que lo defendiera y lo salvara. La noche anterior hicieron una ceremonia, donde comieron y bebieron cerveza. La momia sólo tomó un dedal de cerveza, porque ya se sabe que las momias comen y beben muy poco.Al encontrarse, la momia cocodrilo y la otra comenzaron a pelear. Pero, claro, como las momias son inmortales —porque han muerto— aún hoy están peleándose.