MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

Presentación de la nueva edición del “Manual” de Lai, con la presencia de Selva Almada y Ana Grynbaum

Con la participación especial de Selva Almada y Ana Grynbaum, Editorial Muerde Muertos presentó la reedición de Manual sadomasoporno (ex tractat), de Alberto Laiseca, ilustrado por Carlos Marcos y diseñado por Mica Hernández. El prólogo fue escrito por Carlos y su hermano José María Marcos (quien además estuvo a cargo de la flamante publicación). El encuentro tuvo lugar el jueves 12 de julio de 2018 en la Escuela Freudiana de Buenos Aires (Cabrera 4422, CABA), ocasión en la que Selva Almada (escritora y editora del Manual en 2007) compartió detalles de la gestación del libro, al tiempo que Ana Grynbaum (escritora y psicoanalista) realizó una lectura crítica del texto. Previamente, se proyectó un video con imágenes del Consultorio de Lai, junto a ilustraciones de Carlos, y luego, José María habló sobre la relación de Laiseca con Muerde Muertos, la pasión de Lai por la literatura popular, la aparición de Beber en rojo (Drácula) (2012) y el libro homenaje iluSORIAS (2013). Asimismo, Carlos contó cómo fue ilustrar el Manual. Estuvieron presentes: Julieta Laiseca (hija del autor); Gastón Gallo (primer editor de Los sorias); los escritores Juan Carlos Virgilio (Carpincho), Sandra Gasparini, Mariano Buscaglia, Fernando Figueras, Magda Bárcenas Castro, Sebastián Salas, Juan Guinot, Julieta Heredia, Fernando Farías y Marcelo Guerrieri; los artistas plásticos Jesús Marcos y María Sola; los ilustradores Otto Soria y Damián Scokin; los psicoanalistas Nélida Álvarez, Cecilia Cafiero, Andrea del Giorgio y Clara Cruglak; el actor Guillermo Valdez y la cantante Raquel Buela, entre otros. Hubo un stand, atendido por Francisco Marcos, con los libros de Laiseca editados por Muerde Muertos y Simurg, junto a ejemplares de El Monstruo del delirio. Trayectoria y proyecto creador de Alberto Laiseca, de Agustín Conde De Boeck, publicado por La Docta Ignorancia. La noche terminó con un brindis. Agradecemos a todos los que nos acompañaron e hicieron posible esta presentación. Compartimos aquí una selección de fotos tomadas por Cecilia Cafiero y Raquel Buela.
MÁS FOTOS a continuación:

Huellas invisibles de la violencia

Reseña de Viaje al principio de la noche, de Alejandra Tenaglia (Muerde Muertos, 2018) | Por José María Franchino Arnaiz | Cineficción | Nº 8 | Junio de 2018

Viaje al principio de la noche (Muerde Muertos, 2018), de Alejandra Tenaglia, es una novela que busca trazar un mapa con las huellas invisibles de la violencia. Su filiación con Viaje al fin de la noche, de Louis-Ferdinand Céline, es clara y, al tiempo que Céline deja constancia de la furia y la desilusión con imágenes impactantes, Tenaglia se inclina por la sutileza y los destellos. Victoria Tell, una joven profesora de Historia, escéptica y distante, regresa a su pueblo (Sauce) para acompañar a su madre y ejercer la docencia. Como nada es gratis en la vida, Victoria debe afrontar un regreso sin gloria, con vecinos que cuchichean a sus espaldas, amigas que se revelan como un espejo no deseado y espectros que se van despertando. Recurriendo a un montaje cinematográfico, Tenaglia nos invita a espiar a la protagonista a través de un diario íntimo, poemas de adolescencia, artículos para un periódico, emails, pasajes de sus clases y hasta un monólogo interior, en una suerte de arreglo coral. De este modo, la psicología de Tell aparecerá en distintos registros, y, por ejemplo, conoceremos su dolor y sus imposibilidades mediante la poesía: “Una rebelde pena aplasta mi pecho, y la escritura surge del esfuerzo. Millones de palabras me recorren, agobiadas, incoherentes. / La carne. En ella, la vulgaridad. En ella, la realidad colectiva. En ella, la muerte. / Camino sin dejar huellas, camino sin pensar, camino hacia la ilusión imposible de un cambio inmediato. / La congoja rodea mi cuello y estrangula mi voz. / Mis manos, escriben. Y mis ojos ¿hacia dónde miran? / Los remiendos comienzan a deshilacharse. Cuestan las palabras. Será que no pueden decir lo que pasa. Será que expresarme, no es decir. Será que diciendo, he expresado tan poco. / Este lugar ya no es grato. Eso es presente. Y es presencia. Y es perverso. Y también es personal. Personalmente perversa la presencia del presente”.  A su vez, las clases de Historia serán una buena excusa para trazar líneas de una autobiografía que la vincule con nuestro destino latinoamericano: “Pasaron más de 500 años de la llegada de Colón a estas tierras de venas abiertas, como las ha llamado el escritor uruguayo Eduardo Galeano. Tierras que absorbieron más sangre de la que uno puede imaginar. Tierras fecundas, variadas, inmensas... Tierras que nos tienen hoy, a nosotros, en su regazo. Y miren las vueltas del destino: mi apellido es Tell, español. Y no porque hayan llegado los Tell con la expedición de Cristóbal Colón (pudo haber alguno, debería averiguarlo), sino porque muchos años después, mi bisabuelo, huyendo de la guerra, vino a parar aquí...”. Y habrá también, aunque el viaje nos hable de tinieblas, un espacio para la esperanza, como en un artículo publicado en la prensa local: “Los invito a vivir ese momento mágico que nos ofrece la naturaleza sin pedir nada a cambio. Y a patear los montoncitos dorados y crujientes de los rinconcitos, y a mirar la desnudez en que los árboles quedan sin una sola queja, y a ser fuertes para continuar la tarea que hayamos elegido allende del humo que nos venden, para manejarnos como a ovejas perdidas en la colina. Porque, ustedes lo saben, algún día nos tocará ser esa hoja que se desprende, y el tiempo y el otoño expresándose habrán pasado, habiendo tenido y desaprovechado, la posibilidad que estaba al alcance de la mano, de procurarnos una vida diferente”. Así, al pasar, la autora irá sembrando pistas y asomará una de las claves íntimas de esta exquisita novela: el pasado no puede modificarse, lo importante es qué hacemos de aquí en adelante con lo que nos tocó atravesar.
¡Ya llegó Cineficción Nº 8! Tirada: 1000 ejemplares
136 páginas, 2 desplegables, entrevistas internacionales
www.cinefania.com/cineficcion
Incluye: “Moebius” de Gustavo Mosquera
(Argentina,  1986) en la Filmoteca Muerde Muertos.

El “Manual” de Lai en el Milenio de México

Sección: “Entre tangos y vino tinto”. Editorial Muerde Muertos reedita el Manual sadomasoporno de Alberto Laiseca Por Magda Bárcenas Castro para Milenio de México | Domingo 15 de julio de 2018

Tuve la dicha de volver a reunirme con amigos escritores, aquellos con los que alguna vez estudié aquí en Argentina mi primer taller de escritura. El más memorable. El mítico. El que no volverá a repetirse. El tiempo se ha ido demasiado rápido, los años pasaron como los ojos a estas letras, pero lo que nunca se va a ir de mi cabeza es el recuerdo de un escritor que nos entregó su tiempo, sus palabras, su paciencia pero sobre todo el que nos regaló toda la inspiración: nuestro mentor Alberto Laiseca.
Eran las 20:00 horas cuando llegué hasta la calle Cabrera 4422, justo en la Escuela Freudiana de Buenos Aires gracias a la invitación de mis amigos José María y Carlos Marcos. ¿El motivo? La reedición del Manual sadomasoporno (ex tractat), un libro donde la mayor parte de la obra aparenta ser una narración de un tipo que se la sabe todas, hasta que al final vemos una historia de amor. Así era Lai, una caja de sorpresas viviente.
Esta presentación para mí ha sido la más significativa pues el creador del realismo delirante se hizo eterno el 22 de diciembre de 2016, y es hasta ahora y gracias la Editorial Muerde Muertos que Ana Grynbaum y Selva Almada se reunieron para recordarnos la creación, el comienzo y el significado de esta singular pieza literaria que particularmente disfruté muchísimo leyendo. Lai está en cada una de esas letras, era así, y cada que repaso los textos lo hago recordando aquella voz que siempre retumbará en mi cabeza, aquella con la que nos decía a todos: “Seguí leyendo, seguí escribiendo, seguí… seguí… seguí”. Él siempre nos alentaba, quizá por eso cada vez que contamos alguna de sus anécdotas sigo hablando de él en tiempo presente y nunca en pasado, porque Alberto Laiseca para los discípulos, para sus seguidores, para sus amigos y para todos los que lo conocieron… no ha muerto.
La presentación fue un éxito y su obra literaria continúa regándose como él siempre añoró; me siento muy afortunada de haberlo conocido, de haberlo visto sonreír y de que aún sin estar físicamente se quedara conmigo. Después de la presentación nos quedamos horas platicando, llegué tarde a casa con mi novio Fede y nos fuimos a dormir. Esa madrugada tuve un sueño maravilloso en el que revivía la misma escena que horas antes había visto, era como la segunda toma de una película en la que falta algo y lo añaden después. Ahí estaba Alberto Laiseca viéndonos a todos desde atrás, al lado de su hija Julieta, sonriendo en la presentación de su libro, con un vasito de vino y fumándose un cigarrillo, señal de que sin duda… él estuvo ahí.

Muerde Muertos estará en la 7º Feria de Editores

Viernes 10, sábado 11 y domingo 12 de agosto. Editorial Muerte Muertos tendrá un stand en la 7º Feria de Editores (FED). Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131, CABA). Horario: 15 a 21. Entrada gratuita. +Info de la FED

Un partido de truco interrumpido por tiros, seres cósmicos, clones y científicos locos

Reseña de Hay que matarlos a todos (Muerde Muertos, 2018) de Pablo Tolosa. Por Fernando Farías para La Palabra de Ezeiza

Hay que matarlos a todos (Muerde Muertos, 2017) es la primera novela de Pablo Tolosa, quien ya publicó el libro de cuentos Malditos animales (premiado y editado en el 2009 por el Fondo Editorial Rionegrino), y además apareció en las antologías Río Negro For Export (FER, 2010), Osario común: summa de fantasía y horror (Muerde Muertos, 2013), Letras de la Comarca (Editorial del Valle Bajo, 2015) y Sangre fría (Pelos de Punta, 2016). El presente ejemplar cuenta en la contratapa con un comentario de Juan Antonio Molina Foix, reconocido traductor de clásicos como Lovecraft y Stevenson, mientras que la corrección corrió por parte de Claudia Cortalezzi, la edición es de José María Marcos y el diseño es de Mica Hernández. Mención aparte merece la impresionante ilustración de portada del artista Patricio Graham, tan oscura y perturbadora como intrigante.
La historia arranca narrada en primera persona por Gallo, quien se encuentra en el bar de un pueblo del interior. Gallo nos cuenta un poco de su fracasada vida sentimental, un poco del lugar y sus personajes, un poco de la partida de truco que estos parroquianos juegan… En otras palabras, lo normal de cualquier rincón de provincia. Así es por lo menos hasta que cae un tal García, y empieza a los tiros.
Y esa es sólo la punta de lanza de una novela que se reinventa constantemente, llevando al lector por caminos cada vez más inesperados. A través de sus páginas nos encontraremos con seres cósmicos, clones y científicos locos, todos entremezclados en un libro inclasificable que se vale de diversos géneros para entregar una de las narraciones más originales de los últimos años.
Con el paso de las páginas, Tolosa se adentra en terrenos cada vez más escabrosos, tratando temas duros —la identidad, por ejemplo—, y saliendo completamente airoso. Para ello emplea un lenguaje directo, sin pretensiones, y un estilo que en ningún momento da cuartel y bebe tanto de influencias clásicas como modernas. El autor ya había demostrado en trabajos anteriores su afición por William Hope Hodgson y Lovecraft, cuya presencia se entrevé en varios pasajes del texto —una lucha entre fuerzas cósmicas donde la humanidad parece no importar—, pero ahora aparece mezclada con elementos de western, costumbrismo, humor negro, gore, ciberpunk, además de situaciones que parecen salidas de libros de autores como Clive Barker o Kurt Vonnegut, e incluso de las primeras y legendarias películas de David Cronenberg. Pero lo que en otro autor podría derivar en un relato sobrecargado y desbalanceado, aquí aparece en armonía, tal es así que es imposible abandonar la lectura hasta la última y soberbia página, tan plagada de delirio cósmico como todas las que la anteceden.
Hay que matarlos a todos es una novela que trasciende los géneros, que puede ser apreciada por el público en general y que, en particular, los amantes de lo raro y el terror disfrutarán a lo grande, porque podrán reconocer ecos de narraciones clásicas mezcladas con nuevas expresiones. Al terminar la lectura, no sólo habrán atravesado una experiencia súper intensa, sino que probablemente se mirarán en el espejo para preguntarse quién es ese extraño ser que les devuelve la mirada.

Alejandra Tenaglia presentó su novela en Biblioteca Chabás

Presentación de la novela Viaje al principio de la noche de Alejandra Tenaglia (Muerde Muertos, 2018). Crónica del Periódico Millennium de Chabás, 2 julio de 2018.

El viernes 15 de junio, en la Biblioteca Popular Chabás y en el marco del Día del Escritor y en el 38º aniversario de la institución, se presentó la novela de Alejandra Tenaglia Viaje al principio de la noche. En un ambiente cálido y con un importante número de presentes, Alejandra Tenaglia —por medio de las preguntas de Marcia Godoy, quien la acompañó en la presentación— contó de su amor muy fuerte por las palabras, de escribir desde siempre. Hizo referencia al lugar, esa biblioteca, que la nutrió desde muy chica con las elecciones de sus lecturas y que, hoy, es un orgullo que su novela sea parte del caudal bibliográfico de ese lugar. Recordó que nunca faltó una libreta en su cartera, donde ideas que llegaban a su mente quedaban registradas. Con esa gran cantidad de notas que fue recopilando durante años, logró encontrar un hilo conductor y las recopiló en su primera novela. Ahora, ya con más confianza y con una alentadora experiencia, se sentó a escribir su segunda novela. Hizo referencia a la favorecedora posibilidad que la editorial Muerde Muertos se interesara en publicar su novela. La comuna de Chabás, de manos del presidente comunal Lucas Lesgart, le entregó un presente. Hubo espacio para que las distancias se acortaran, y a través de un video estuvieron presentes los escritores Enrique Medina y Carlos y José María Marcos de la editorial Muerde Muertos. Además tuvo un espacio el escritor Martín Cardinale con sus obras El oso en reposo y la novela para adolescentes Carola. Librería Emilio puso al alcance de los presentes estas obras. Alejandra expresó su agradecimiento a todos los que la acompañaron en esta linda aventura y un agradecimiento especial para su mamá Marta Re.

Perfil: Victoria regresa al pueblo

Reseña de Viaje al principio de la noche de Alejandra Tenaglia (Muerde Muertos, 2018) | Por Mariano Buscaglia| Perfil | Suplemento Cultura | Domingo 16 de junio de 2018

Alejandra Tenaglia debuta en la literatura con una novela que transita varios géneros. Va de lo claramente autobiográfico a lo histórico y el thriller. Tenaglia despliega muchos recursos para conseguir que esa variedad de herramientas literarias no se transformen en una cacofonía sin armonía alguna. El libro mantiene el ritmo en todo momento, deteniéndose en los detalles sórdidos de un pueblo del interior del país, donde el tiempo y, sobre todo, la vida de sus habitantes parecen haberse cosificado para siempre. Lo que Victoria Tell, protagonista de la novela, percibe como un museo abandonado.
La mujer regresa al pueblo luego de haberse establecido durante diez años en Capital Federal. Ese exilio es consecuencia de una tragedia familiar y de fantasmas personales que la atormentan. Pero la enfermedad de su madre la obliga a volver a su pueblo y a enfrentarse a un pasado que consideraba enterrado. En ese reencuentro la protagonista sostiene: “le temo al pueblo, a su condición de cofre, a su posibilidad de encerrarme”. Releyendo sus diarios personales y los escritos de su juventud, Victoria comienza a digerir y a expulsar eso que la había mantenido en un estado de apatía depresiva durante una década. El regreso, en realidad, la conmina a superar el miedo que la atenazó siempre. Es en ese pueblo sin vida donde Victoria reconstruye su existencia, sirviéndose para eso de los fragmentos y pistas que dejó tras de sí.
Viaje al principio de la noche es un excelente debut que se ralentiza por algunos excesos en la inserción de largos exordios históricos y de algunos experimentos poéticos que no terminan de cuajar. Sin embargo, la novela mantiene en vilo y el desenlace justifica las aparentes vaguedades del comienzo del libro.

“Viaje al principio de la noche” se presentó en Chabás

En la Biblioteca Popular Chabás (Provincia de Santa Fe) se presentó la novela Viaje al principio de la noche (Muerde Muertos, 2018) de Alejandra Tenaglia, el viernes 15 de junio de 2018, en el marco del Día del Escritor y el 38º aniversario de la institución (15/06). Ante un cálido público, Alejandra habló de su libro con Marcia Godoy, y se proyectaron mensajes de Enrique Medina (autor del prólogo) y de los escritores y editores Carlos y José María Marcos. En su Facebook, Tenaglia señaló: “en el aniversario de la querida Biblioteca Chabás y en el Día Nacional del Libro, tuve la suerte de poder presentar mi primera novela Viaje al principio de la noche, publicada por Editorial Muerde Muertos de Carlos y José María Marcos. Una sensación inenarrable, saber que ahora también está mi libro en los anaqueles de ese lugar que nutre mis lecturas desde hace unos 30 años. Agradezco a todos los que acompañaron ese momento, traté de decírselos personalmente porque soy una convencida de que al discurso hay que acompañarlo con el cuerpo que tanto sabe del sentir. Marcia Godoy, un lujo de compañera. Luciana Bouvier, una librera de las que mucho necesitamos los escritores. Mi madre Marta Re, una ladera indispensable. Jésica Roldan, mi RRPP indiscutida. Murat Decoración de Eventos (Georgina Lucero), ambientando. Toda la gente de la Biblio, desde las bibliotecarias hasta la comisión, bancando. Mis editores y mi maestro Enrique Medina, presentes a pesar de la distancia. La Comuna y quienes conforman la Secretaría de Cultura, facilitando y acompañando el evento. Y los lectores, completando el círculo que abrimos quienes escribimos, para que pueda propagarse en espirales infinitos. A todos, ¡gracias! Me sentí muy feliz y sumé energía para seguir este viaje”.