MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

Muerde Muertos en la 6° Feria del Libro Heavy

En el marco de la ponencia “Muerde Muertos Súper Acción”, José María Marcos y Fernando Figueras presentaron el corto “El mate amargo” del admirado director de cine Demián Rugna y hablaron de la estética heavy en sus producciones, el sábado 10 de noviembre de 2018, en la 6° Feria del Libro Heavy Metal. Entre otras muchas actividades se lanzaron los libros La mano maldita (que incluye el relato “Donde las hormigas” de José María Marcos) y Cultura metálica 5 (con el artículo “Muerde Muertos Metal & Sado”, escrito por Figueras y los hermanos Carlos y José María Marcos). ¡Gracias, Gito Minore y María Inés Martínez, por la movida! ¡Gracias, Demián, por coparte con la propuesta! Las remeras de Muerde Muertos fueron preparadas para la ocasión por Literalia. Citas para vestir.

“Ser convencional es una de las formas más trascendentes de la estupidez” (Alberto Laiseca, Manual sadomasoporno)

Reseña de Manual sadomasoporno (ex tractat) de Alberto Laiseca. Ilustrado por Carlos Marcos. Diseño: Mica Hernández. Prólogo: Carlos Marcos y José María Marcos.

Por Nicolás Ferraro | 7 de noviembre | Evaristo Cultural

Manual sadomasoporno fue publicado allá por el 2007 por Carne Argentina cuando incursionaron —brevemente— en el mercado editorial. Los Muerde Muertos, alumnos de Alberto Laiseca, rescatan el trabajo de su maestro.
Una obra en la que el límite entre perversión y fantasía se difuminan gracias a la prosa de Lai donde el grotesco, el humor, la picardía salpican acá y allá lo que, leído de otra manera, podría ahuyentar o repeler al lector, y donde la figura de Lai sirve como un marco que ampara y hace, a su vez, de garante. En ese borde juega esta historia que empieza como una serie de tips —siempre el placer al final, y donde el orgasmo parece enemigo del dolor—y termina deviniendo en una historia de amor y pérdida, una oda al cuerpo donde se amó y gozó. El abandono y uno queda enroscado en el alambre de púas dando patadas. El Pampa y la vía laisequeano.
Ser convencional es una de las formas más trascendentes de la estupidez.
Y por eso, el autor, el diferente, incluso para amar, donde ese juego de cosquillas y toqueteos, donde más que compartir certezas juega con el lector para que cada uno se plantee sus propios límites de violencia, sexo, las maneras en que nos lastimamos y nos queremos, llegando a momentos en los que es difícil separar tortura de goce. Y donde la inocencia parece el único lugar desde el cual concebir la felicidad.
La mujer ideal existe. Es la que te da bola.
Los dibujos de Carlos Marcos acompañan el clima de estos relatos, aquellos que aparecen en los márgenes mientras no estamos pensando en nada, y que terminan proviniendo desde el inconsciente, garabatos, algo que hicimos como si solo fuera para nosotros mismos.
El sadomasoquismo que no queda en la cama. El humor de los primeros textos y reflexiones se agrieta hacia el final con una nostalgia de los cuerpos perdidos.
Los comienzos no. Pero los finales siempre son eternos.
Mi tragedia no es que me hayan abandonado. El horror recién comienza ahí donde ves que ellas, todas, salieron intactas de vos. Sin modificaciones.
Y ese texto que iba en chiste, termina siendo, como dice el autor, una historia de amor. Y todo aquello que quiso cubrirse bajo la tela de chiste o el humor fueron solo la costra por encima de la cicatriz. Lai nos brinda en este texto dos sonrisas diferentes. La que nos saca una carcajada y esa con la que recordamos a los momentos que —sobre— vivimos.

“El mate amargo” en la 6° Feria del Libro Heavy

Sábado 10 de noviembre. 6º Feria del Libro Heavy. Centro Cultural El Quetzal (Guatemala 4516, CABA). Desde las 15 horas. Organizan: Gito Minore y María Inés Martínez.
    PONENCIAS
    ► 16.30 hs Metal es cultura. Ponencia a cargo de César Fuentes Rodríguez
    ► 16.45 hs Muerde Muertos Súper Acción. La estética heavy en el cine de Demián Rugna (Argentina, 1979). Charla a cargo de José María Marcos, Fernando Figueras y Carlos Marcos de la Editorial Muerde Muertos
    ► 17.00 hs La urgencia por desenterrar el under: los fanzines de thrash metal y death metal en Argentina (1987-1995). Ponencia a cargo de Exequiel Nuñez.
    ► 17.15 hs  Víctimas del vaciamiento: El corazón del heavy metal argentino hecho mercancía. Una aproximación para entender porque se separó la banda más influyente de la historia del metal argentino. Ponencia a cargo de  Ariel Panzini.
    ► 17.30 hs In unión we stand: experiencias de metalheads que realizan estudios etnográficos sobre el metal.  Ponencia a cargo de Nuna Calvo, Natalia Pascuchelli y Pablo Vidal Vargas.
    ► 17.45 hs  La revancha de América: un relevamiento cuantitativo en relación a la producción sudamericana de bandas de heavy metal. Charla a cargo de Javier Alfredo Rodríguez.
    ► 18.00 hs Solidaridad y heavy metal. Charla debate con: Ariel Caballero (Frente Heavy Metal), Celeste Duschak y Guillermo Roccaro (Cacho Fest).Modera: Gito Minore
    ► 18.30 hs Malén Cuyén, mujer de la luna. Presentación de la novela de Cristina Rafanelli
    18.45 hs Voces degeneradas. Ponencia a cargo de Paula Naanim Telis, Karen Bennett y Juan Ignacio Orcajada.
    ► 19.00 hs Parricidas: mapa rabioso del metal argentino contemporáneo. Presentación del libro a cargo del Grupo de Investigación Interdisciplinaria de Heavy Metal Argentino
    ► 19.15 hs Campera de Cuero: Estrategias de Convergencia Mediática en el Periodismo heavy del Alto Valle. Ponencia a cargo de: Leandro Suárez.
    ► 19.30 hs Heavy metal argentino. La clase del pueblo que no se rindió. Presentación del libro a cargo de Ariel Panzini.
    ► 19.45 hs Serpentor (acústico)
    ► 20.00 hs Cultura Metálica 5. Ponencias, debates y exposiciones de la 5º Feria del libro heavy de Buenos Aires y La mano maldita. Ficciones metaleras. Presentación oficial del libro de Clara Beter ediciones.
    ► 20.15 hs Herramientas para la inclusión cultural de la identidad. Ponencia a cargo de Diego Abrego.
    ► 20.30 hs De la luz a la oscuridad: a 30 años del primer disco de Rata Blanca, hito fundacional de otra forma de entender al metal argentino.  Charla debate  a cargo de Juan Ignacio Provéndola.
    ► 20.45 hs Claudio Marciello: música, guitarra y magia. Presentación de la biografía de Claudio Marciello a cargo de su autora Myriam Onchimiuk + acústico.
    ► 21.15 hs Víctimas de víctimas (acústico).
    ► 21.30 hs Mi propia Necrológica. Performance musical.
    ► 21.45  hs Marcelo Roascio (acústico).

    STANDS
    1) Clara Beter Ediciones (editorial)
    2) Icarus music. (sello discográfico)
    3) Efecto Metal (revista)
    4) GIIHMA (libros)
    5) Barnacle Libros (editorial)
    6) Impulso Creativo comic: (editorial de cómic independiente)
    7) Myriam Omchimiuk (libros y merchandising CTM)
    8) Ana Elizabeth Cena (libros)
    9) Yugular Records (sello discográfico)
    10) Voices inside (distribuidora argentina de cds de heavy metal)
    11) Antares Terra (encuadernados)
    12) Eddie IronChopper's (artesanías, motos miniaturas)
    13) Águila (artesanía en metal)
    14) Alejandro Amaro (arte)
    15) Romina González Celia (accesorios)
    16) Flavia Pavón (cuadernos artesanales)
    17) Antonella Chukitos (muñecos)
    18) Pamela Cupi (tarot)
    19) Astrid y Einard (muñecos medievales)
    20) Feudos 
    21) Alan Astrozombie (XXX)
    22) Angus 67/ Forados 80 (posters)

    EXPOSICIONES
    1) Federico Bonavita (pintura)
    2) Fabián García (dibujos)
    3) Mario C. Carper (Ilustración)
    4) Damian Scokin (dibujo)
    5) Liliana Navarro (dibujo)
    6) Silvina D´Alessandro (pintura)
    7) Mario Ariel Iglesias (dibujo)
    8) Paula Escudero (dibujo)
    9) Julieta Zicarelli (fotografía)
    10) Yessy Fernández (fotografía)
    11) Claudia Moreira (fotografía)
    12) Guillermo López Brites (fotografía)
    13) Aldana Oviedo (fotografía)
    14) Cori Piccirilli (fotografía)
    15) Karen Detzel (fotografía)

    DIBUJO EN VIVO
    1) Mario Iglesias
    2) Fabián García

    FERIA DEL LIBRO HEAVY. Desde su nacimiento en octubre de 2013, la Feria del Libro Heavy busca crear un espacio de socialización y circulación de todo nuestro trabajo, tanto intelectual como material, referido al heavy metal argentino. Quienes formamos parte de este proyecto estamos convencidos de que, si bien es difícil llevar adelante nuestros sueños, nada impide que organizándonos y poniendo todos lo mejor de cada uno de nosotros, podamos lograr un colectivo genuino de pensamiento y cultura heavy en nuestro país. Facebook: Feria del Libro Heavy Metal | gitomin@yahoo.com.ar 

    CLARA BETER EDICIONES. Clara Beter ediciones surgió en el año 2012 en la ciudad de Buenos Aires. Lleva publicados más de 30 títulos, distribuidos en 5 colecciones: Poesía nuestra (poesía), Tinieblas (narrativa), Fundadores (clásicos ilustrados), Línea dura (ensayos y literatura sobre heavy metal) y Difusión (plaquettes de autores noveles y rarezas). Desde el 2013 a esta parte, organiza la denominada Feria del Libro Heavy, evento único en su género, tanto en Capital Federal como en distintas ciudades del interior. También lleva adelante el Festival de poesía de Boedo, el cual va por su segunda edición. En abril del 2017 ha salido seleccionada por el Fondo Nacional de las Artes para participar de su stand en la 43º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, exponiendo y presentado sus libros. clarabeter@yahoo.com.ar | www.clarabeter.blogspot.com

    Recomendado: “Residentes” de Cintia Vietto

    Hasta el miércoles 14 de noviembre puede visitarse la muestra “Residentes, lo que nos habita”, con pinturas de Cintia Vietto, que se inauguró el jueves 25 de octubre en la sala 23 B del Centro Cultural Borges (Viamonte y San Martín). La exposición, curada por Pelusa Borthwick y con textos de Ral Veroni, se encuentra abierta de lunes a sábado de 10 a 21 y los domingos de 12 a 21. Cintia Vietto comenzó su recorrido como artista a mediados de los ochenta en la tumultuosa primavera democrática de Buenos Aires. Realizó exposiciones y performances con pinturas de formato escenográfico y luego desarrolló obras visuales, sonoras y performáticas en Berlín, Moscú y Milán. Como ilustradora formó parte de la Comuna Lápiz Japonés, y sus dibujos fueron publicados en Zona de Obra, Tse Tse, Muerde Muertos, Olho Mágico y Pequeño Editor. “La pintura actual de Cintia —afirma Ral Veroni— lleva el fermento de esa época inicial y de su propia creatividad salvaje y punk. La furia del trazo, el ataque a la mirada, la irreverencia de sus intervenciones sobre la tela. Hoy, la composición es más importante que la provocación, sin embargo el arco de tiempo que realizó la misma mano, nada perdió en vitalidad”. La muestra reúne veinte obras, pintadas en el transcurso de 2018, en acrílico sobre tela en variados tamaños. “Su trabajo en tiempos y espacios diversos ha construido un discurso visual impregnado de sensualidad en colores y formas, donde el cuerpo de su obra pictórica lleva lenguajes imbricados”, señala la curadora Pelusa Borthwick. Los trabajos tienen una pincelada suelta y una paleta eléctrica, vibrante, contrastante, donde las zonas de color permiten vislumbrar sugestivos personajes.

    Palabras de Fernando Bach (Elementos Argentinos Alfombras) y  José María Marcos (Editorial Muerde Muertos) durante la inauguración.

    Jesús Marcos: artista absoluto

    Medina y Marcos en los 70.
    El escritor Enrique Medina despide al artista plástico Jesús Marcos.

    Escribe: Enrique Medina. El domingo 21 de octubre, en la madrugada de la ciudad de Buenos Aires, acaba de morir a los 80 años el pintor Jesús Marcos (1938-2018). Era tan argentino como la medialuna con dulce de leche, pero había nacido en Salamanca, lo que nada agrega pero hay que decirlo. Sus inclinaciones artísticas lo llevaron desde muy joven, a ingresar en la Escuela de Artes y Oficios donde aprende a tallar madera y trabajar el metal. Ya artesano, en los 50 viaja a la Argentina. Tiene quince años y recala en Bahía Blanca. Allí estudia en la Escuela de Bellas Artes. Gana su “Primer Premio de Dibujo”, en el Salón Regional de esa ciudad. El presidente del jurado era Juan Carlos Castagnino, quien lo estimula a viajar a la Capital Federal. Jesús Marcos se anima y en los 60 está viviendo en los talleres de un conventillo del barrio de la Boca. En ese taller, también buscan su destino en el arte los hermanos Cedrón, el Tata en la música, Alberto en la pintura, y el menor, “el tigre”, en el cine. Fue un tiempo de mucho aprendizaje y demasiado bohemia, pero a la larga todo suma. Trabaja en el taller de Castagnino y este lo recomienda a Berni, con quien colabora en los murales. Castagnino decide dejar de conducir su taller y lo llama a Marcos para que lo dirija. Marcos se hace cargo, y luego de unos años decide volar a México. Con una carta de recomendación del mismo Castagnino visita a Siqueiros. Ante la posibilidad de continuar volando o aceptar la invitación del mexicano para quedarse a trabajar en una serie de murales, Marcos decide mal y prefiere lo incierto, algo de lo que siempre se arrepintió. De todas maneras trabajó con entusiasmo y por méritos propios expuso con buena repercusión en el Distrito Federal y en Guatemala. El poeta León Felipe adquiere uno de sus cuadros y hace amistad con él. El pintor se dedica a estudiar las culturas primitivas. Cuando sus alas se inquietan vuela a Nueva York. Es su período de creatividad desmesurada, mucho jipismo, mucho jazz, muchas manifestaciones por Vietnam. Todo ello conforma el rico material de sus collages de esa época. Nuevamente las alas se ponen exigentes y decide saltar a París para visitar a su primo-hermano Alejandro, también pintor con iguales sueños. Misma historia: mucho barullo en cuevas de jazz donde hace amistad con el clarinetista Claude Luter (que años después actuaría en el teatro Ópera de Buenos Aires). Y por si el barullo fuera poco surgen las revueltas de “Mayo del 68”. Todo aguijonea para bien y ello le permite desarrollar magistralmente el grabado. Trabaja bien en Francia, pero al sentir que sus alas nuevamente le exigen partir, se detiene a pensar seriamente en un sitio propicio para desarrollar, de una buena vez, su potencial artístico, y concluye que Buenos Aires es su destino definitivo. Esta vez la elección es correcta y regresa en 1973. Jesús Marcos trabaja con intensidad y expone con éxito. Su pintura, prolija y diáfana, es concluyente para público y crítica. De él escribió Rafael Squirru: “Marcos es ya un artista instalado en su propio estilo, dueño de una solvencia no cuestionable respecto del empleo de los medios. Pinta al óleo, dibuja y graba con igual soltura. Su arte es generoso como su persona, no escatima esfuerzos para brindarnos todo lo que sabe, todo aquello de lo que es capaz. Su presencia en nuestro ambiente es una influencia benefactora y nos congratulamos que su espíritu andariego haya recalado en esta extraña ciudad junto al río, tan extraña y tan sugestiva como los son, en otro orden de realidades, sus propias pinturas. Jesús Marcos es un artista completo para sensibilidades que no temen la integridad”. Raúl Santana expresó: “Marcos tiene un fuerte impulso hacia lo real; al extremo de que en su pintura, las representaciones si bien parecen fragmentadas, esos fragmentos están elaborados pictóricamente —y dentro de las leyes del plano— con un grado de fidelidad a lo denotado, verdaderamente objetivo. Es decir, no somete los objetos a una subjetividad que los estilice; lo que aquí ha sido sometido a su fuerte subjetividad, es el espacio virtual del cuadro”. Albino Diéguez Videla afirmó: “Jesús Marcos es un pintor admirable, más de una vez lo hemos manifestado así y hay que reiterarlo ahora con motivo de su nueva muestra. Esta es una de las más cumplidamente felices para caracterizar el siglo que termina, porque a través de figuras circenses este artista logra metáforas de enorme impacto, que más allá de él permiten un múltiple desarrollo metafórico. Dueño de una técnica perfecta, Marcos moldea los cuerpos a su antojo —tal como lo está haciendo con los nuestros la Historia— y en el humano rompecabezas estético, se presiente la angustia, solo que atemperada por la belleza de los soportes de exquisito cromatismo”. Romualdo Bruguetti escribió en Nueva Historia de la Pintura y la Escultura en la Argentina: “Paquetes, botas, tazas, panes, copas, muñecos integran su temática. El dibujo, el claroscuro, el plano, el volumen y el color se ven sometidos al rigor espacial. Marcos se expresa con claridad. Estructura con inteligencia los elementos del cuadro, dotándolos de una dosis de subjetivismo y de onirismo”. Jesús Marcos también fue director de muchas galerías de arte de primera fila y, entre otras cosas, gran amigo. En 1976 hizo la tapa de la primera edición de mi novela El Duke; su nombre no figuraba en portadillas porque no era un tiempo que permitiera ventilar nombres al descuido. Pero en la última edición de la novela sí está la tapa aquella con su nombre junto al prólogo que escribieron sus sobrinos Carlos y José María Marcos, directores de la editorial Muerde Muertos. Sí, todo en familia. Gracias por tu buena amistad, querido Jesús Marcos. Un fuerte abrazo.
    Enrique Medina y Jesús Marcos en la Feria del Libro de Buenos Aires 2018.

    Revista Viva recomendó “Viaje al principio de la noche”

    Revista Viva | Clarín | Sección Plan V Libros | Domingo 14 de octubre de 2018
    Viaje al principio de la noche de Alejandra Tenaglia. Muerde Muertos, 2018. Novela. Es el pasado que vuelve. Una profesora de Historia vuelve a su pueblo, tras diez años, para cuidar a su madre enferma. Con los reencuentros, resurgen dolores, el pasado como acechanza y antiguos anhelos. Así como también la chance de concretarlos. Thriller psicológico que pone de manifiesto el modo en que las convenciones sociales pueden transformarse en una telaraña que nos mantiene inmóviles.

    “Hay que matarlos a todos” de Pablo Tolosa en el 4° Congreso Regional de Arte, Literatura y Sociedad

    El Centro de Estudios Literarios (CELI), el Departamento de Lengua, Literatura y Comunicación del CURZA, la Escuela de Arte Alcides Biagetti y la Secretaría de Cultura de Río Negro organizan el 4° Congreso Regional de Arte, Literatura y Sociedad (CORALIS). Se desarrollará entre el jueves 18 y domingo 21 de octubre, en el Centro Municipal de Cultura de Gallardo 550, en el marco de la Feria del Libro de Viedma. En las ponencias del viernes, Gabriela Carranza (UNCO) presentará “La narración del modo gótico en Hay que matarlos a todos (Muerde Muertos, 2017). Una novela de Pablo Tolosa”.

    “Árboles de tronco rojo” en Solo Tempestad

    Reseña de Arboles de tronco rojo (Muerde Muertos, 2012) de Marcelo Guerrieri. 

    Por Juanci Laborda Claverie | Solo Tempestad

    Las buenas críticas de su novela Farmacia han llamado la atención sobre los trabajos anteriores de Marcelo Guerrieri.
    Conocí el nombre de Guerrieri en la antología 12 rounds, donde su cuento “El Cacique” resaltaba por su potencia narrativa entre una docena de excelentes cuentos de reconocidos escritores.
    Como si el buen antecedente de su relato no fuera suficiente, pude conocerlo en persona y enterarme de que fue pupilo de Laiseca. Tengo debilidad por todos los escritores formados con el conde Lai: Oyola, Almada, Zina, Cabezón Cámara, Guinot, etcétera.
    Con sólo googlearlo uno puede encontrarse con un puñado de relatos que permiten vislumbrar de qué raza de escritor se trata.
    Árboles de tronco rojo es un volumen de 14 cuentos publicado por editorial Muerde Muertos en el año 2012.
    Qué se puede decir al respecto. Pecaré de redundante, pero cada relato destaca por el peso de su historia. Las tramas tienen una densidad —sin caer nunca en una atmósfera pesada— donde lo cotidiano que acontence tiene más importancia que a quiénes les sucede.
    Todos los relatos son de fácil lectura, y aunque el lector es un espectador privilegiado, la cercanía de la prosa de Guerrieri hace que en más de una ocasión deseará timonear las acciones de los protagonistas como en los viejos Elige tu propia aventura. Los cuentos recorren distintos géneros donde los registros del policial, lo estremecedor y lo delirante se acomodan en un compilado de pesadillas que explotan cuando menos se lo espera. Clave de que lo siniestro está detrás de cualquier árbol, no importa su follaje o su color.
    Aunque todos los relatos son buenos, y cualquiera de ellos podría integrar una antología de los mejores cuentos de escritores de su generación, destacan (y eso es siempre subjetivo) “La Telesita”, “La inundación”, “Cada tanto Normita”, “Dano no ve nada”, “El Cacique” y “Solo en la escuela”.
    “El ciclista serial”, relato lúdico para un público adolescente, integró la antología Bajo sospecha del Ministerio de Cultura de la Nación en 2015.

    El “Manual” de Lai en El País de la Bruma

    Reseña de Manual sadomasoporno (ex tractat) (Muerde Muertos, 2017) de Alberto Laiseca. Prólogo: Carlos Marcos y José María Marcos. Ilustraciones: Carlos Marcos. Diseño: Mica Hernández

    Por Ayleén Julio Díaz | El País de la Bruma

    Es cosa segura de que si uno quiere a una mujer no la mata. Ni por dentro ni por fuera. (Alberto Laiseca).

    Publicado por primera vez en 2007 bajo el sello Carne Argentina; y ahora por Muerde Muertos, Manual sadomasoporno (ex tractat) podría considerarse como un libro en el que Alberto Laiseca, mediante el uso de un lenguaje que conjuga humor, ironía y sarcasmo, construye una suerte de  breviario donde conviven descripciones de técnicas sádicas y masoquistas, aforismos, opiniones científicas y algún que otro consejo sexual para jóvenes y viejos.
    Ya desde la primera página, este libro —como señalan los prologuistas Carlos Marcos y José María Marcos— contiene una promesa y una advertencia: “Sadismo es amor. Masoquismo es ternura. Vampirismo es protección. Por el culo no es incesto. Una sola vez no preña (licencia poética)”; lo que podría traducirse en un llamado del autor para que el lector abandone todo prejuicio antes de adentrarse en un universo donde el orden no encuentra lugar; y del cual no sabemos adónde va a llegar hasta que —valga la redundancia— leemos el final.
    Y tras la advertencia y el despojo, lo que queda al lector es disfrutar primero de la irreverencia y el ingenio de una escritura que busca jugar a invertir el mundo así sea por un rato: “El sádico es un representante del sexo débil. La masoquista es un representante del sexo fuerte. Tú me representas, yo te represento. Sé perfectamente, amor mío, que tú tienes todo el poder. Úsalo con discreción y amor o vas a destruirme”. Y más adelante, del modo en que Laiseca interviene la lengua de la sabiduría popular, presente tanto en la transformación de algunos refranes —“Detrás de todo gran hombre hay una gran víctima”— como en la formulación de las “Paráfrasis martinfierristas”, en las que el autor, siendo una suerte de Viejo Vizcacha, aconseja a su lector en materia de sexo. Como remate, el autor ofrece también sus “Reflexiones sobre la tumba de Napoleón”, “Dos posibles finales para Berenice de Edgar Allan Poe”, entre otras cosas.
    Asimismo, cabe resaltar de esta edición la originalidad de su diagramación: los textos destacan o se esconden mediante el uso de distintos tipos de letras; a lo que se suman las ilustraciones de Carlos Marcos con grandes pinceladas negras sobre figuras blancas o redondeándolas, donde el texto se entrecruza con la imagen.
    En términos de ritmo, y pese a la complejidad que entraña leer un texto sin ningún tipo de secuencia, podría decirse que ésta es una obra de lectura fluida, tanto por la presencia de una prosa concisa, de párrafos cortos y bien elaborados que se fijan en la mente del lector, así como por la franqueza de un narrador que se presenta no en su función tradicional; sino como un sujeto que se abre a otro en un diálogo; lo que a la larga, nos deja al final de la lectura con la plena seguridad de habernos acercado al otro en su más pura humanidad.
    Para concluir, queda por decir que Manual sadomasoporno (ex tractat) no es un libro para el lector que busca tranquilidad y entretenimiento, pero s{i una posible puerta de entrada para iniciarse en la producción de Alberto Laiseca, al mismo tiempo que constituye una muestra de los distintos modos en que puede manifestarse la literatura en un momento en que todo parece estar dicho.

    “El fantasma del rosario” en Pardon mi Spanglish

    Reseña de El fantasma del rosario (Muerde Muertos, 2014) de Marisa Vicentini | Por Natalia Tórtora para Pardon mi Spanglish desde Nueva York

    En la búsqueda de sobreponerse a la muerte de su hijo, Micaela se encontrará con un fantasma que le mostrará que, quizá, la única manera de superar la desdicha sea develar la trama oculta de sus días. Con la sutileza de Daphne Du Maurier y la potencia de Patricia Highsmith, la autora nos sorprende con un policial fantástico donde la realidad nunca es lo que parece.

    GENERALIDADES 

    Hace algún tiempo, una colega (escritora y lectora argentina) reseñó esta novela en su Facebook y sus palabras llamaron mi atención, así que lo busqué, pero solo estaba en Amazon a un precio absurdo.
    Dejé un comentario en la reseña y la autora se comunicó conmigo para ofrecerme el ebook que, vale aclarar, me tomó un buen tiempo leer porque me resulta muy incómoda la lectura digital en las pantallas.
    Pronto descubrí que El fantasma del rosario era justo lo que buscaba para mi selección de octubre de este año y me propuse terminarlo. Me senté frente a la PC un día y lo leí entero de un tirón porque no lo podía soltar aunque los ojos me dolieran.
    ¡Ah! Por si no leyeron mis entradas pasadas, les cuento que me propuse reseñar libros que son buenas opciones halloweenenses para gente miedosa que no toleraría el terror puro, pero que busca lecturas paranormales para este mes. Además, intento que estas recomendaciones sean bien variadas.
    Es por todo ello que hoy traigo la reseña de un misterio paranormal que transcurre en Buenos Aires y que utiliza voseo.

    LA HISTORIA

    Después de enfrentarse a la trágica muerte de su hijo, Micaela se muda a una vieja casona que le perteneció a su padre.
    Está abatida, es casi que una muerta en vida; con pésimo humor y sin ganas de nada, busca ahogarse en su soledad.
    Durante su estadía en su nuevo hogar, comienza a percibir cosas extrañas; en especial, el misterioso movimiento de un viejo rosario que encontró su gata entre las rendijas del piso.
    Lo que ocurrió en esta casa se relaciona, de alguna manera, con ella y con su vida. Y la presencia que habita en la casa quiere mostrarle cuál es esa relación. Necesita de su ayuda.

    OPINIÓN 

    Vayamos por partes. Esta es una novela sobre una casa embrujada. A primera vista, un lector promedio pensaría que se parece a otros libros del género. Después de todo, gran parte de las historias sobre fantasmas en casas viejas son medianamente similares.
    Por fortuna, la autora pronto nos demuestra que su texto no es así, que rompe el esquema usual.
    Sí, ya sé, hay muchas historias sobre fantasmas en viejas casonas, pero, lejos de amoldarse a esta generalidad, la autora toma el concepto como eje conductor para un misterio y no como elemento para darnos un susto.
    La trama en un inicio pareciera predecible, pero poco a poco se aleja de los estándares y toca temas delicados de los que no les puedo hablar porque sería un spoiler.
    Me agradó también el manejo de los saltos temporales que no son bruscos y que ayudan a evitar escenas de tedioso relleno. Por momentos me tomaba un par de párrafos hasta que entendía dónde y cuándo me encontraba, pero atribuyo esto a mi propia distracción y no al libro. Sumo también un dato: hay giros muy interesantes que van ayudando a que la historia tome forma de a poco y con buen ritmo; es imposible decir “de qué se trata la novela” sin haberla leído y/o sin contarles sorpresas que no deberían saber. Por ahora, deberán conformarse con la noción de que no es una novela repetitiva en sus conceptos y que los sorprenderá.
    Admito que hay algunas cosas de la trama que siento que podrían haberse cerrado mejor, pero eso ya es mi gusto personal. Pasa que me quedó una gran incógnita que no sé si yo no la entendí o que no se explicó bien. Tendría que releer el libro para estar segura.
    El final me gustó, no solo las escenas en sí, sino la crítica social que se hace y de la que no les puedo hablar. Creo que me pareció interesante que comencé a leer el libro pensando que sería una novela de terror más y terminó por mostrarme muchísimo más que eso.
    Los personajes me parecieron tangibles en su gran mayoría, algunos se me hicieron absurdos o demasiado exagerados, pero la protagonista en particular está muy bien lograda. Sus emociones y acciones son coherentes al punto de que el lector desea no tener que estar nunca en sus zapatos. La idea de una madre soltera que perdió a su único hijo está muy bien transmitida en la cansina desesperación del personaje.
    La narrativa es buena. No diría que hay algo en la prosa que se destaque demasiado, aunque admito que se lee rápido porque engancha sin necesidad de ir a lo extremadamente simple. El vocabulario es amplio y se ve un juego constante (pero no abrumador) de recursos narrativos. Quizá, lo que más me gustó fue el voseo rioplatense en los diálogos; casi no hay modismos, pero muestran la conjugación propia de los porteños. Me encanta cuando los autores no tienen miedo de llevar cualquier género literario a sus ciudades.
    El libro está contado desde una tercera persona que no llega a ser omnisciente. Esto ayuda a mantener cierto nivel de misterio sin cerrarnos la posibilidad de ver qué ocurre en distintos sitios. Creo que es un narrador muy adecuado para la historia.
    Eso sí, el texto no tiene una corrección perfecta, pero sí muy cuidada. Le vi dos o tres errores bobos y un par de diálogos  de “tú” en el medio que me descolocaron. Además, los pensamientos no están marcados según la recomendación de la RAE y eso me confundió un poco al inicio. Creo que esta es mi única queja real.
    En resumen, recomiendo el libro. Tiene algunas referencias católicas, pero no es ficción religiosa. Lo paranormal está siempre presente aunque como un elemento de guía más que como algo que debería asustarnos.  Esta es una historia sobre pérdidas, sobre las vueltas del destino y sobre la vida. Hay una casa embrujada, pero ni los lectores tan miedosos como yo se asustarán.
    Si son de Argentina, la autora puede decirles dónde se consigue. Si son de otro lado, pueden buscar el libro en Amazon o hablar con la autora por sus redes sociales. Yo voy a esperar a viajar al país algún día para comprar una copia impresa y releerlo con mayor comodidad. Además, intentaré convencer a la autora de que participe con alguna copia del libro en mi Xmas Festival.