MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

“Mondo cane” recomendado por “Revista Viva”

GRAGEAS DE TERROR CLÁSICO. “Sesenta relatos que transitan el gótico, la ciencia ficción y lo fantástico. Martínez Burkett toma los tópicos de cada género (vampiros, aliens, zombis, civilizaciones perdidas), los procesa y los reversiona con una vuelta de tuerca original. Poe, Indiana Jones, Matrix, Lovecraft, Terminator, Borges, Kubrick, Shelley, King, Wells, son referencias detectables en estos cuentos (la mayoría de apenas dos páginas) en los que aflora tanto la pericia narrativa del autor como su gran conocimiento del paño”. Agradecemos al capoditutticapi Horacio Convertini por leer y reseñar el nuevo libro del querido Pablo Martínez Burkett, que tuvimos la dicha de editar para la Colección Muertos de la Editorial Muerde Muertos. El artículo salió hoy 31 de diciembre en la sección Plan V. ¡Felicitaciones, Pablo! ¡Y muy feliz 2017 para tod@s!

Carlos Marcos habló con Entre Vidas: “Me gusta suponer que la imaginación sustenta al mundo”

Por Mauro Yakimiuk para Entre Vidas. 21 de diciembre de 2016

El escritor Carlos Marcos publicó el libro de mixtorietas Inmaculadas, las novelas Recuerdos parásitos y Muerde muertos, estas últimas en coautoría con su hermano José María Marcos, y el libro de cuentos Tu madre… Es bibliotecario, archivista, y con hermano están al frente de la editorial Muerde Muertos. El autor habló parte de sus publicaciones y anticipó los libros que lanzarán con su editorial en el 2017 entre los que se destaca la reedición del Manual sadomasoporno de Alberto Laiseca, con nuevas ilustraciones y un diferente diseño. Contó cómo es manejar una editorial junto a su hermano.
—¿Qué rituales tenés al momento previo a escribir?
—Tengo todos los rituales posibles, incluso todos los que no considero rituales: lo son. Subordinado a lo que esté escribiendo en ese momento puede variar entre un cigarrillo inter-párrafo hasta el sacrificio de una docena de ardillas vírgenes y un enano de jardín a la francesa. Del mismo modo, ahorita mismo estoy ahondando en algunos ritos de tribus casi desconocidas o/o en peligro de extinción.
—¿Con qué frecuencia escribís?
—Escribo con menos frecuencia de lo que desearía, con menos frecuencia de lo que leo, con menos frecuencia de lo que imagino, con menos frecuencia de lo que espero, con menos frecuencia de lo que vislumbro o cuento historias. Pero está bien, de otra manera desearía menos, leería menos, imaginaría y esperaría lo justo, vislumbraría y contaría poco y nada.
—¿Cómo nace tu amor por la literatura?
—Nace en el mismo momento del amor a la lectura, en el mismo momento de tomar conciencia del poder de las palabras y a la inevitable fascinación por los libros.
—Hace unos años publicaste el libro de mixtorietas llamado Inmaculadas con la editorial Muerde Muertos en la que hablas de los diferentes tipos de mujeres, ¿cuál fue la imagen disparadora que da lugar a la escritura de ese libro? ¿Manejas la posibilidad de escribir un segundo libro de ese estilo?
Inmaculadas es un experimento pensado para graficar con palabras y con imágenes algunas de las infinitas formas de lo femenino, no de los diferentes “tipos” de mujeres, sino que es un intento de saltar un poquito más allá de la sombra que proyecta lo llamado “femenino” en el ser humano. El disparador fue un cuadro de la artista plástica Silvia Giménez, de su serie de gordas eróticas, un cuadro de 1.70 cm. alto por 1.10 cm. de ancho, donde retrata un desnudo de una obesa mórbida que no ha perdido sus encantos femeninos. Ese cuadro me acompañó, en préstamo, a lo largo de un año. Regresarlo a su dueña original produjo un vacío “monumental” que me impulsó a reflexionar y pintar mi propia “gorda erótica” que es la primera de la serie de las inmaculadas. Tengo material gráfico y pequeños textos para componer una nueva serie o un nuevo libro, pero no he encontrado cual sería realmente el aportare novedoso al primero o a la idea del primero, sería pura acumulación.
—¿Cómo fue la experiencia de escribir el libro Muerde muertos en coautoría con tu hermano José María?
—Tanto en Muerde muertos como en Recuerdo parásitos, dos novelas de la serie “Quién alimenta a quién”, así como en el proyecto de la editorial y cualquiera de los proyectos compartidos con mi hermano, se juega el placer de volver a jugar juntos, la complicidad de la infancia que no se ha interrumpido a pesar de los años, el conocimiento íntimo del otro y el honor de compartir modos de ver, vivir y sentir el mundo. Una gran experiencia con cualquier ser humano potenciada por los lazos de hermandad.
—¿De qué temas te nutrís para desarrollar tus historias?
—De todo, increíblemente de todo, todo lo que tengo a la mano. Me gusta suponer que la imaginación sustenta al mundo, así que cualquier cosa que roce la imaginación y rompa el circuito de lo previsto es pasible de ser literaturizado. La imaginación ensancha el pene... perdón, ¡el mundo! Bueno, el pene también.
—¿Cómo fue la experiencia de publicar tu libro de cuentos Tu madre… a través de la Exposición de la Nueva Narrativa Rioplatense?
—La experiencia de la Expo (así llamada cariñosamente por los convocados) fue una experiencia colectiva maravillosa. La reunión de tres editoriales independientes con la voluntad de curar y editar cuarenta escritores de la narrativa actual, junto a cuarenta artistas plásticos para producir esos pequeños libros-objetos es en sí digna admiración. Como cualquier colectivo debió enfrentarse a problemas de tránsito, choques, a los avatares de la mecánica, de la física y de la química. Personalmente fue una experiencia enriquecedora y muy valiosa como todos los proyectos colectivos.
—¿Cómo se dio la posibilidad de armar la editorial Muerde Muertos junto a tu hermano José María?
—Como te decía antes, en gran medida debido a la complicidad, a la confianza y a cierto espíritu juguetón que compartimos con José María. También compartimos un padre con grandes dosis de autodidactismo enloquecido que cree que todo puede hacerse, aprenderse, mejorarse, construirse, etcétera, con deseo, esfuerzo y trabajo. En algún despropósito paterno heredado teníamos que tomar parte.
—¿Cuáles son las próximas publicaciones de la editorial?
—En este momento estamos cerrando para la primera parte del año tres proyectos con los cuales enfrentaremos el 2017. La reedición del Manual sadomasoporno de Alberto Laiseca, con nuevas ilustraciones y un diferente diseño. La traducción visual de la novela Strip-tease de Enrique Medina, mediante la colaboración de cuarenta artistas plásticos. Y una novela de Pablo Tolosa que se llamará: Hay que matarlos a todos. Pablo es un escritor del sur argentino que publicó un cuento en nuestra antología Osario común: summa de fantasía y horror. Ahora se le animó a la novela.
—¿En qué proyecto estas trabajando actualmente?
—Seguimos trabajando siempre alrededor de la editorial y de la literatura. Estamos terminando el ciclo de radio Intelectoilets 2016 que llevamos adelante con Fernando Figueras y José María Marcos y proyectando el 2017, con nuevos episodios de los ciclos Entrevistas de Tocador (dos escritores dentro de un baño) y Booktuberías (con Ratón y Carpincho), más entrevistas, juegos y algunas novedades también. Seguimos de ferias, de charlas, de lecturas, de presentaciones y de tapas... Muerde Muertos no se detiene, siempre existen muchas pavadas por hacer. Demasiadas, a veces.

José Maria Marcos: “Laiseca era de una época donde la literatura tenía un rol fundamental”

El viernes 23 de diciembre de 2016, José María Marcos, editor y escritor, recordó al maestro Alberto Laiseca (1941-2016) en diálogo con Soledad Cyrulnik para Télam Radio.


Alberto Laiseca y José María Marcos.

Adiós al maestro Laiseca

Nuestro maestro Alberto Laiseca (1941-2016) falleció el jueves 22 de diciembre de 2016, a los 75 años. Su obra y su compromiso con la literatura nos marcó a muchos lectores. Compartimos aquí una nota del escritor Leandro Ávalos Blacha, publicada el 23-12-16, con motivo de su despedida.

El goce de la escritura

Por Leandro Ávalos Blacha para Página/12

La primera vez que fui a su clase toqué timbre unos minutos antes. Lai no salió en ese momento. Al abrirme, algo me dijo que no le había gustado la anticipación. Sebastián Pandolfelli, su mano derecha siempre, me puso al tanto de no llegar temprano, como de tantas otras cosas. El taller tenía sus códigos, los pequeños detalles que podían irritar al Conde. Sobre qué cosas no hablarle. Qué preguntas evitar.
Lai podía no participar mucho en sus clases. A veces, casi, hasta quedarse callado. Escuchar nuestras opiniones sobre lo que compartíamos. Controlar que todos tuviéramos cerveza en nuestras copitazas. Un día intervenía con la palabra justa. Con la misma intuición con la que detectaba al instante si uno tenía un problema. Porque algo queda claro al leerlo: la dureza del Monstruo era una fachada. Pocos autores lograron hablar del amor como Lai. De la lucha del Ser y el Anti-ser que habita en cada uno de nosotros.
“Lo que no es exagerado no vive” se lee en Beber en rojo. El genio de Lai fue excesivo. Desmesuradamente cargado de gerundios y adverbios terminados “mente”. No le bastó con Los sorias El jardín de las máquinas parlantes. Escribió uno de los libros de poemas más hermosos de la literatura argentina (Poemas chinos), libros de cuentos (compilados por Simurg en Cuentos completos), el ensayo Por favor, ¡plágienme!, y novelas que pueden leerse TODAS, sin distinción. Guerras astrales, yakuzas, zombis haitianos, golems, el mundo egipcio, todo tiene lugar en su obra. Hoy me vienen a la mente algunas páginas de Sí, soy mala poeta, pero... en la que dos sepultureros locos necesitan una zombi para filmar su versión de El fantasma de la Ópera. Lai nos la leía, a medida que la escribía. Se reía de sus “chistes esquizofrénicos” y de las historietas de Ocalito y Tumbita, que recordaba en clases divertido.
Muchas veces se pregunta sobre la utilidad de un taller literario. No sé qué hubiésemos sido sus discípulos sin Lai. Nos dio el mejor ejemplo siempre. Su compromiso con la literatura y el trabajo era total. Ensayaba tanto cuando tenía que contar cuentos o participar de una lectura, como si fuera su primera vez en hacerlo. Por sobre todas las cosas nos hizo descubrir el goce de la escritura, y cuánto mejor es crecer en el oficio compartiéndolo con otros colegas. Sebastián Pandolfelli, Selva Almada, Juan Guinot, Alejandra Zina, Natalia Rodríguez, José María Marcos, Odiseo Sobico, Leo Oyola, Gabi Cabezón Cámara, Fernando Figueras son algunos de esos compañeros de ruta.
Lai decía que más allá, en el otro mundo, no hay tetas ni cerveza. Por el genio que fue, y por cuánto lo merece, ojalá se haya equivocado y esté brindando con su amigo Fogwill.

“Mondo cane”, entre los mejores del año

Mondo cane (Muerde Muertos, 2016) de Pablo Martínez Burkett fue elegido por Selección Literaria entre los mejores libros del año. Felicitamos al autor por este reconocimiento, así como a los demás sellos, escritores y organizadores de la votación. En su fanpage, el autor expresó: "Tras las nominaciones que hiciera Selección Literaria finalmente se conocieron hoy los libros más votados en cada categoría. Con mucha alegría puedo anunciar que Mondo cane quedó 4º en la categoría Relatos de autores argentinos del año. Muchas felicitaciones a Griselda Perrotta por el primer puesto con su Frontera. Muchas gracias a Selección Literaria por la nominación que propició este reconocimiento. Muchas gracias a todos los que votaron. Felicitaciones a todos los compañeros de categoría, en especial a los diez finalistas. Y muchas gracias a la Editorial Muerde Muertos de los hermanos José María Marcos y Carlos Marcos por este nuevo libro juntos. Feliz domingo para todos, mariposas y difuntos".

Carpincho habla de Jorge Luis Borges

En un nuevo capítulo del Ciclo Booktuberías de Tocador, Carpincho analiza la obra de Jorge Luis Borges. Imperdible.



Booktuberías de Tocador VI
Booktuber: Juan Carlos Virgilio (Carpincho)
Capítulo: summa descarnada carpinchológica de toda la obra de Jorge Luis Borges

Intelectoilets Te Ve 2016
Conducción psicótica: Fernando Figueras y Carlos Marcos
Participación bipolar: José María Marcos
Auspicia: Editorial Muerde Muertos

La Nación: ¿Prestar o no prestar libros?

Pablo Martínez Burkett, autor de Mondo cane (Muerde Muertos, 2016), habló con Daniel Gigena para el diario La Nación sobre su pasión por los libros. “Durante una porción sustantiva de mi infancia y adolescencia, primero mi padre y luego mi madre oficiaron de bibliotecarios —cuenta otro narrador, Pablo Martínez Burkett—. Crecí rodeado de libros. Por eso no es de extrañar que las habitaciones de mi casa de adulto estén pobladas de bibliotecas. Mi devoción por los libros es tal que no descarto que mentes más esclarecidas me tachen como un maniático desquiciado. Mi afición bibliófila puede compararse con otros vicios como la bebida o el juego”. El autor de los relatos de Mondo cane sostiene que en otros aspectos de su vida es un hombre despojado. “Pero prestar un libro me puede provocar un severo desarreglo nervioso. Aunque parezca un contrasentido, prefiero regalar el libro y ahorrarme la espera del hijo pródigo. Con vana ilusión hasta he adquirido un software de gestión profesional de bibliotecas. Pero no me salvo”, afirma con humor y resignación. Martínez Burkett hizo enmarcar cerca de sus libros una copia de la Cédula de Excomunión expuesta en la Biblioteca Antigua de la Universidad de Salamanca. Nota completa aquí.

Radio Colmena: Los Animales No Se Aburren

Juan Martínez, José María Marcos y Raúl Berón.
José María Marcos estuvo hablando con Raúl Berón y Juan Martínez sobre las novedades de la Editorial Muerde Muertos en el programa Los Animales No Se Aburren, en Radio Colmena del Centro Cultural Matienzo (Pringles 1249, CABA). Fue durante la madrugada del martes 13 de diciembre de 2016.



Los Animales No Se Aburren.

Poe, Indiana Jones, Matrix, Lovecraft, Terminator, Borges, Kubrick, Shelley, King, Wells y siguen las firmas

Reseña de Mondo cane (Muerde Muertos, 2016) de Pablo Martínez Burkett. Por Horacio Convertini

Son sesenta cuentos que transitan los géneros gótico, ciencia ficción, fantástico. Breves todos. Cincuenta y ocho se desarrollan en dos páginas, uno en tres y el restante es un microrrelato. La extensión se vuelve un dato importante porque es el marco que Burkett se autoimpone para tomar los tópicos de cada género, procesarlos y reversionarlos con una vuelta de tuerca original. Es decir que nos lleva de la mano por territorios conocidos hasta el instante en que ese territorio cambia. Y eso, mayormente, en menos de cincuenta líneas. Créanme que funciona. Poe, Indiana Jones, Matrix, Lovecraft, Terminator, Borges, Kubrick, Shelley, King, Wells son referencias detectables en estos cuentos en los que aflora tanto la pericia narrativa del autor como su gran conocimiento del paño. Y que uno disfruta como un chico, asomándose a mundos imposibles y bestiales que dejan con un nudo en el estómago.

Carpincho reseña “Si algo está muerto, no puedo morir”

En un nuevo capítulo del Ciclo Booktuberías de Tocador, Carpincho recomienda Si algo está muerto, no puede morir (Textos Intrusos) de Hernán Domínguez Nimo. Imperdible.



Booktuberías de Tocador V
Booktuber: Juan Carlos Virgilio (Carpincho)
Libro: Si algo está muerto, no puede morir (Textos Intrusos, 2015) de Hernán Domínguez Nimo

Intelectoilets Te Ve 2016
Conducción psicótica: Fernando Figueras y Carlos Marcos
Participación bipolar: José María Marcos

Programa Intelectoilets: Domingos de 20 a 21 horas por Conexión Abierta
Auspicia: Editorial Muerde Muertos