MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

Osario común de poesía, humor y horror en el Colegio Nacional de Bahía Blanca

Texto y fotos de nuestro ghostwriter en Bahía Blanca.
Patricio Chaija, Martín Etchandy, Natalia Schnaider,
Patricia Ponzoni, Ignacio Román González y Emiliano Vuela.
En el marco de la Maratón Nacional de Lectura se realizó una jornada en el Colegio Nacional de Bahía Blanca el viernes 5 de septiembre. Comenzó hablando la poetiza Natalia Schnaider, quien repartió entre los presentes unas tarjetas con textos de su autoría, fruto del proyecto “Poesía con botones”, y destacó que “la poesía nos pueda acompañar siempre”. Martín Etchandy leyó un cuento humorístico recibido entre carcajadas por el público, y luego, recitó un delicioso poema dedicado a la idea platónica de lo que es una morocha.
La profesora Ana Montero presentó a los implicados en el proyecto llamado Osario común. El primero en hablar fue Patricio Chaija, seleccionador de los cuentos que integran la summa de fantasía y horror. Desde las enormes ventanas del aula se advertía el recio temporal que se desplomaba sobre el mundo. Cuando Chaija dirigió su mirada al público, la tormenta pareció arreciar. Comentó acerca de cómo surgió la idea de hacer una summa que muestre el panorama actual de la narrativa de horror en Argentina, y al hacerlo varios desmayos ocurrieron entre los presentes.
El summado Ignacio Román González charló con el público acerca de su cuento incluido en la antología (“La mecánica del infierno”), y para ello pronunció terribles palabras, muchas en una lengua completamente desconocida, nunca antes oída por el hombre. Para entonces la noche se había cernido sobre Bahía Blanca, una noche más oscura que cualquier horror proveniente de más allá del espacio exterior.
Emiliano Vuela develó los pormenores de su relato “Afuera sigue cayendo ceniza”, ambientado en el colegio en donde se estaba realizando la presentación. Fue uno de los momentos más tensos de la jornada. Ni bien Vuela comenzó a relatar su inspiración en las aulas y los pasillos pútridos e infames que los rodeaban, el aula toda se desplazó de una manera tal que el lugar fue sometido a una geometría no euclidiana, de extraña percepción para los ojos humanos.
Osario común ha sembrado un nuevo hito en su producción de espanto y sombras eternas, más espantosas que la más lluviosa noche citadina.
Martín Etchandy y Patricio Chaija.
Ignacio Román González, Mica Partal y Patricio Chaija.
Ignacio Román González, Patricio Chaija,
Emiliano Vuela y Martín Etchandy.