MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

“Osario común” en notiUNS

En el Nº 59 de notiUNS  (Bahía Blanca, Mayo de 2014), aparece la nota “Docente de Letras en rescate del género de terror”, escrita por el periodista Diego Kenis. “Gracias, Diego, por la nota y la buena onda, y por un trabajo impecable”, escribió Patricio Chaija en su Facebook.

Docente de Letras en rescate 
del género de terror

Por Diego Kenis

Egresado de la carrera de Profesorado en Letras, que se dicta en el Departamento de Humanidades de la UNS, Patricio Chaija se desempeña como docente de la especialidad. Pero tiene, además, una vocación arraigada: la de escritor. Y no es cualquier escritor: por el simple gusto, por la necesidad de leer una historia todavía no escrita, se dedica desde hace más de una década al postergado género del horror.
Tras la publicación de cuatro libros y la escritura de varios más, le llegó el turno de una tarea que era, al mismo tiempo, un desafío: ser antólogo.
Osario común. Summa de fantasía y horror reúne relatos del género específico de terror, editada por la editorial Muerde Muertos. En la segunda parte del año se presentará en Bahía Blanca.
“Este libro no fue planeado. Surgió del contacto con el editor, esta inquietud que descubrimos que teníamos que sacar una antología de cuentos de terror argentinos contemporáneos. Y para ponerle números: participar de este libro, diecinueve años después de escribir mi primer cuento de terror, me sorprende mucho”, describe el autor bahiense.
Respecto a la necesidad de la antología que coordinó y los prejuicios existentes sobre el género, Chaija sostiene que había “un espacio vacío que notamos que había que llenar. Existan pocas antologías de cuentos de terror argentinos. Hay dos o tres, pero ninguna que sea como ésta, que toma en cuenta ciertos puntos. Por ejemplo, que sean escritores vivos.
“Quería darle al público un muestrario de que hay gente que hoy día trabaja seriamente en el tema. Y otro, que sean escritores que se especifiquen en el horror. Porque hay muchos escritores que escriben policiales, romántico, histórico o literatura `a secas`, y a veces incursionan en el horror. En cambio, yo quise seleccionar textos frescos de gente que se dedique al género. Por eso, creo que no hay ninguna antología como ésta en la Argentina”.
“En algún momento, a este género se lo ha dejado de lado. E incluso, hasta está considerado un subgénero. Pero ahora estamos en un momento muy interesante, que Osario común demuestra. Si bien todos sabemos que las películas de terror son muy taquilleras, porque a la gente le encanta ir a asustarse, en literatura de horror en español no hay una oferta tan grande”.
El trabajo de selección, describe, “fue muy arduo. Leí mucho, y tuve que reflexionar mucho sobre lo que estaba leyendo. Más allá de que uno lee para disfrutar o aprender, esta vez tuve que hacer una lectura muy diferente. Y ponerme las pilas en distintos aspectos. Por ejemplo, de tres escritores (Sebastián Chilano, Ignacio Román González y José María Marcos) tenía varios cuentos que me encantaban y lo difícil fue decidir cuál iba a entrar en la antología”.