MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

Otras voces | N° 9 | Pablo Martínez Burkett

Entrevista a Pablo Martínez Burkett. Por Angie Pagnotta

NOMBRE COMPLETO: Pablo Damián Martínez Burkett
OCUPACIÓN: Abogado por profesión, escritor por vocación.
LUGAR DE RESIDENCIA:  Villa Rosa, partido del Pilar, provincia de Buenos Aires, República Argentina, Sudamérica, planeta Tierra, sistema solar, la Vía Láctea. Aunque hay teorías que proponen que el universo no sería otra cosa que un gigantesco holograma, así que cualquier afirmación en este sentido es provisoria.
EDAD: Estoy cursando mi segunda juventud: acabo de cumplir 52 añitos.
PÁGINA WEB:  www.pablomburkett.com.ar
BLOG: www.eleclipsedegyllenedraken.blogspot.com
—¿Qué cosa/hábito/costumbre te resulta imprescindible?
—Leer. Leer hasta que te duelan los ojos, leer hasta quedarte dormido. Leer hasta que te sorprendan las primeras luces del amanecer. Leer hasta que te salte el corazón en el pecho. Leer hasta que algún día alcance la iluminación.
—Por cualquier motivo tenés el día libre ¿qué aprovechas para hacer?
—Iba a decir leer, pero en rigor de verdad leo mucho casi todos los días. Así que me decanto por pasar la mayor cantidad posible con mi hija. Crecen demasiado rápido.
—¿En qué otro país te gustaría vivir?
—Después que me gradué, estudié en varios países a ambos lados del Atlántico. Y más tarde, la actividad laboral y docente me obligó a viajar muchísimo. Así que con conocimiento de causa elijo Madrid, de ser posible. Aunque a veces me gustaría vivir en Londres o en Manhattan. Para ajustarme a la pregunta: en eso lugares de España, Inglaterra o Estados Unidos.
—Te regalan una suma considerable de dinero ¿en qué lo invertís?
—En viajar, libros y dejo bastante para obras de bien; entendiendo por tales, educación de los que menos tienen. Pero sin que nadie se entere, por aquello de que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda.
—¿Cuál es tu persona favorita en el mundo?
—Mi hija, la Infanta.
—¿Tres películas que recomendás?
El Resplandor, de Kubrik sobre el libro de Stephen King; The Wall de Alan Parker sobre el disco de Pink Floyd y Apocalipsis Now de Francis Ford Coppola. Dentro de un rato, seguro que elijo otras. Me gusta mucho el cine.
—¿Qué es el amor?
—Soy bastante alemanote en materia de sentimientos así que para estos temas mejor acudir a la voz ajena. Y ya que venimos del cine, creo que el amor es un eterno vagabundo. Si no lo tenés, “qué terriblemente absurdo es estar vivo, sin el alma de tu cuerpo, sin tu latido”. Y si lo tenés, ninguna cursilería es bastante y uno incurre en frases tales como “y morirme contigo si te matas y matarme contigo si te mueres”. Eso.
—¿Cuáles son tus métodos de trabajo?
—Mi material de trabajo es la torsión fantástica de lo real. Entonces ando con el radar prendido todo el día para pescar aquello sobre lo que pueda hacer el injerto de lo horroroso en lo cotidiano. En general, disparada la idea se me presenta alguna sospecha de la historia. Desbrozar la trama es lo más divertido. Investigo mucho, muchísimo. A mi modo de ver, para que lo familiar se torne ominoso es necesario que el pie de ese injerto resulte total y absolutamente verosímil. Así que cada detalle, cada nombre tiene su razón de ser. No me importa que nadie advierta las múltiples referencias ni las remisiones. Es más, con el tiempo hasta yo me olvido de muchas de esas alusiones pero me gusta creer que le aportan consistencia al texto.
—¿Dos libros que te abrieron la cabeza?
Narraciones extraordinarias, de Edgar Allan Poe y El Aleph, de Borges.
—Si tuvieras que ejecutar otro oficio ¿cuál sería?
—Aunque últimamente estoy bastante vago, me doy maña con las reparaciones hogareñas (salvo con el gas que le tengo mucho respeto). De todas, las que más me gusta es la carpintería. Hay algo sagrado en trabajar la madera, darle forma, lograr que encastre. Y está el aroma de las maderas nobles. Creo que ese sería mi oficio en un mundo paralelo. En este, pudiera ser un muy buen librero o cocinero, quizás.
Mi lugar en el mundo: cementerio de Pilar.
—¿Algo importante de lo que te arrepientas?
De no haber sabido exteriorizar más los sentimientos. Mi hija me enseñó un montón.
—¿Tu principal defecto?
—No soy de enojarme seguido (véase la respuesta anterior) pero cuando se me salta la térmica mejor no estar cerca porque puedo ser un huracán maldito (léase: muy certero con la dañosidad de las palabras).
—¿Tu comida preferida?
—El asado argentino. Pero soy muy maniático con el punto de cocción así que te diría que el asado que hago yo.
—¿Qué momento del día es el que más te gusta?
—La noche. Definitivamente soy un hijo de la oscuridad, una criatura de la noche.
—¿Una canción que te guste mucho?
—¿Una? ¿Una solita? El blues: The things that I used to do, en la version de Albert Collins
—Si tenés tatuajes ¿cuál es el que más te gusta y por qué? Si no tenés, ¿te gustaría hacerte alguno? ¿Cuál?
—No, ninguno. Durante mucho tiempo tuve la fantasía de tatuarme la Cruz de Santiago sobre el corazón y en brazo derecho y en hebreo, la palabra Nisim que significa “Milagro” (ניסים y se lee de derecha a izquierda).
¿Tu principal virtud?
—Sun Tzu enseñaba que el mejor general es aquel que gana la batalla sin tener que pelearla. Y como creo que el demonio está en los detalles, mi principal virtud es anticipar todos los detalles. Ir un par de pasos delante de la jugada del otro. Lo bueno es que hice de esa virtud mi medio de vida.
—¿Cuál es el mejor consejo que te dieron?
—Menos es más.
—¿Un héroe de ficción?
—Batman, el encapotado de Ciudad Gótica.
—¿Cuál es tu lema o frase de cabecera?
 —Audaces fortuna iuvat: la fortuna sonríe a los audaces, pero a mi me gusta traducirla como “La victoria es del que más se atreve”.

PABLO MARTÍNEZ BURKETT nació en 1965 en Santa Fe (Argentina). Es abogado (Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe) y Magíster en Derecho Empresario (Universidad Austral, Buenos Aires). Tiene estudios de postgrado en la Universidad de Navarra (España), la Universidad Adolfo Ibáñez (Santiago de Chile) y la Louisiana State University (Estados Unidos). Enseña Derecho Comercial en la Universidad Austral. Sus trabajos se inscriben dentro del llamado fantástico rioplatense y se orienta principalmente al terror y la ciencia ficción oscura. Es autor de los libros de relatos Forjador de penumbras (Galmort, 2011, y Eriginal Books, 2014), Los ojos de la divinidad (Muerde Muertos, 2013) y su flamante Mondo Cane (Muerde Muertos, 2016). Escribe para revistas del país y el extranjero y ha participado en más de diez antologías, las últimas: “Chupacirios” (Pelos de Punta, 2015); “Buenos Aires Próxima” (Ediciones Ayarmanot, 2014) y “El libro de los muertos vivos” (LEA, 2013). Ha escrito ensayos cervantinos para diversas universidades y las Jornadas Cervantinas Internacionales de Azul. Ha recibido premios en una docena de concursos literarios e integra el comité de redacción de Axxón. Algunas de sus narraciones han sido traducidas al inglés, francés, portugués, italiano y rumano.  Se lo puede encontrar en su página de autor: www.pablomburkett.com.ar y en su blog: www.eleclipsedegyllenedraken.blogspot.com.ar. También está en Facebook, Twitter, Google+ y Pintrest.